5 Consejos populares de autoayuda que dañan tu progreso

Por: XJ Selman

Version original de Cracked: 

http://www.cracked.com/article_20297_5-popular-self-help-tips-that-actually-hurt-your-career.html

Todos queremos ser exitosos, pero cosas como jefes tiránicos, competencia entre compañeros de trabajo y la imposibilidad estadística de que cada persona sea un CEO nos lo impiden. Así que tratamos de equilibrar la balanza siguiendo los consejos de los libros de autoayuda o guías motivacionales – seguro, probablemente son chorradas muchas de esas cosas, pero no puede lastimar darles una oportunidad, cierto?

En realidad, sí. Sí, puede, porque varios de los “consejos” para ayudarte son realmente  dañinos. Resulta que no eres exitoso  precisamente porque crees cosas como esta

5. Ser demasiado inteligente hace que falles bajo presión

La mayoría de nosotros diría que la manera más segura para lograr el éxito (en vez de, tu sabes, trabajar duro por varios años y aprovechar  al máximo tus oportunidades) es ser más inteligente que todos los demás. Sin embargo el mundo real parece que no lo corrobora. ¿Cuántos de ustedes tienen un jefe que parece ser un idiota y es también mucho más exitoso que ustedes? Bueno, hay una explicación científica sobre por qué personas inteligentes pueden acabar metidas en trabajos de callejón sin salida. Básicamente, es porque son más propensos a fracasar bajo presión.

Cuando eres inteligente, tu cerebro funciona diferente a todos los demás. Las personas inteligentes tienen mayor capacidad de memoria para trabajar, ya sea porque se capacitaron más o nacieron con él. Esta memoria de trabajo superior permite muchos aciertos, pero los estudios han encontrado que también causa que colapse más a menudo que el resto de nosotros.

Los investigadores reclutaron participantes y les dividieron en dos grupos: los de alta memoria de trabajo (HWM) y los tontos con memoria de trabajo baja (LWM). Les dieron una prueba de matemáticas y para nadie fue sorpresa en absoluto (excepto algunos de los chicos de LWM), que el grupo de HWM puntuara significativamente  más.

Pero realizar una tarea de trabajo en la escuela o el trabajo es muy diferente a hacerlo en un laboratorio, hay mucha más presión en un escenario del mundo real, así que cambiaron las condiciones. Dijeron a ambos grupos que tendrían otra prueba de matemáticas, pero esta vez su alto rendimiento les ganaría dinero en efectivo y sus resultados iban a ser examinado por los profesores de matemáticas. ¿Los resultados de esa prueba? La puntuación de los chicos de HWM se había sumergido tanto que se habían vuelto tan horribles como las puntuaciones de LWM, mientras la puntuación de los LWM era casi lo mismo. La tensión provocada por los incentivos adicionales no afectaba a los chicos estúpidos, mientras que los HWM se estaban orinando en sus botas.

Y esto no es sólo porque los chicos nerds eran naturalmente más nerviosos. Los investigadores sugieren que la ansiedad que recibes de situaciones estresantes se encuentran en la misma región del cerebro que la memoria de trabajo, lo cual significa que las personas con alta capacidad de memoria de trabajo también poseen  mayores niveles de estrés. Por ser  más inteligentes, están  también más susceptibles a caer en una ruina mental. Utilizan mas de capacidad cerebral extra para sabotearse ellos mismos.

4. Visualizar tu propio éxito te vuelve más flojo

Probablemente has oído hablar de un pequeño libro de autoayuda llamado El secreto –si no lo has leído tu mismo, entonces es muy posible que conoces a alguien que lo hizo y no se calla sobre él desde hace unos años. Y si eres más selectivo acerca de tus amigos que nosotros, te contaremos: según el libro, “el secreto” es que se puede lograr el éxito pensando realmente duro en el. Sólo imagínate arriba de un yate hecho de diamantes, y el universo eventualmente lo proporcionará para ti.

Incluso si no crees en la magia detrás de él, en la superficie parece un buen consejo. ¿No es “visualizar el éxito”  lo que hace que la gente logre sus objetivos? ¿No se sientan todo el día imaginando lo que su vida será como una vez que consigue la gran promoción o vender su gran invento? ¿No es eso lo que los motiva para hacerla realidad?

En realidad, no. La ciencia ha demostrado que, sorprendentemente, este  tipo de fantasías no ayudan a tener éxito– de hecho, hacen exactamente lo contrario.

Resulta que mientras más fantaseas acerca de algo, la satisfacción crece mas y mas de esas fantasías y menos motivado te sientes en convertirlas en realidad. Esto va para todo, desde conseguir un nuevo empleo hasta conectar con esa chica que te gusta: ¿por qué ir a través de la potencial vergüenza de invitarla a salir cuando puedes conseguir el mismo tipo de satisfacción de sólo pensarlo? Al menos asi es como tu cerebro lo ve.

Para estudiar esto, los  investigadores realizaron varias pruebas donde a algunos participantes se les pidió que fantasearan con escenarios específicos. Luego probaron la presión arterial de todos los participantes–que indica cuánta energía está dando su cuerpo para realizar una determinada tarea, y encontró que las personas que fueron inducidas con pensamientos fantásticos tenían niveles más bajos de energía que los que no fantasearon. Así que esto no es sólo una cosa mental–cuando visualizas el logro mismo de uno de tus objetivos, tu cuerpo dice, “Genial, puedo relajarme ahora” y tu energía empieza a amainar. Esto explica por qué, según estudios previos, quienes son más propensos a fantasear acerca de tener éxito son también más propensos a postularse a empleos menos arriesgados, ganar un salario más bajo y animarse a  menos ofertas de trabajo.

Y esto va para casi todo. ¿Crees que vas a obtener mejor puntuación en un juego de dardos? Tu puntuación resulta peor. ¿Te imaginas que vas a pasar  un examen de manera perfecta? Incluso escribirás mal tu nombre, probablemente. Los investigadores midieron a gente que hablaba acerca de recuperarse más rápidamente de una lesión sólo para confirmar que se curaban más lento. Esto no quiere decir que el pensamiento positivo no tiene sus beneficios, y seguramente te hace más feliz. Simplemente  no es el mejor motivador para el éxito.

De forma similar…

3. Contar tus metas a tus amigos hace que te rindas más rápido

Así que lo que realmente necesitas  para evitar la trampa mencionada anteriormente es alguien que mantenga tus pies al fuego. Por eso una de las formas más comunes para motivarnos a nosotros mismos para lograr algo simplemente es compartir nuestros objetivos con otras personas. Si tus amigos saben que tu  resolución de año nuevo es escribir de una vez por todas esa novela erótica del Sonic/Shrek, por ejemplo, entonces es más probable sentar tu trasero en esa silla y hacerlo, correcto? De lo contrario te seguirán preguntando cómo va la novela y te verás obligado a admitir que abandonaste ese sueño.

Pero una vez más, no es la forma en que funciona el cerebro humano. La ciencia ha demostrado que compartir objetivos con tus amigos (o nadie en absoluto) puede en verdad hacer que te sientas menos motivado para lograrlos.

En una serie de estudios, los investigadores preguntaron a un grupo de universitarios lo que querían hacer con sus vidas y les dijeron que les volverían a hacer un cuestionario de lo que lograron durante las próximas semanas. Las respuestas fueron llenadas en forma anónima, pero cuando se recolectaron las formas, la mitad de los alumnos podía ver claramente que los investigadores comprobaban sus respuestas, supuestamente para confirmar que se llenaron correctamente.

Los otros estudiantes vieron que sus resultados fueron ignorados. Esto era para asegurarse de que la primera mitad sabía que alguien estaba consciente de sus aspiraciones y metas y también para poner en claro a la segunda mitad que nadie daba una mierda sobre ellos.

Después, los investigadores mantuvieron un seguimiento en secreto de todos los participantes y descubrieron que cuando los estudiantes sabían que ellos conocían sus metas, los estudiantes tenían menos probabilidades de lograr sus objetivos. Creeríamos que aquellos cuyas aspiraciones habían sido reconocidas trabajaban más duro para evitar quedar como patanes vagos, pero sucedió lo contrario: simplemente compartir sus intenciones con otra persona los había vuelto más perezosos.

Así como lo de “fantasear drena tu energía”, esto demuestra lo gracioso que es nuestro cerebro y también el hecho de que somos ególatras gigantescos. Con el anuncio de nuestras intenciones al resto del mundo, obtenemos una probada del mismo reconocimiento que obtendríamos si realmente hubiéramos logrado los objetivos. Desafortunadamente, para la mayoría de las personas ese pequeño sabor es más que suficiente  y van a estar menos motivadas para seguir con su trabajo.

¿Pero no es importante recibir retroalimentación a lo largo del proceso? Bien…

2. Obtener retroalimentación constante lleva a malas decisiones

Lo amen o lo odien, la retroalimentación es una parte crucial de cualquier lugar de trabajo. Y si eres un tipo moderno, entonces lo más probable es que te encante – se sabe que la mayor parte de los jóvenes trabajadores de hoy anhelan constante retroalimentación de sus jefes y algunos lo exigen. Y tiene sentido: siempre es mejor tener a alguien que te guie a través de tu trabajo, especialmente cuando se trata de tomar decisiones difíciles, cierto?

Bueno, no. De hecho, en ciertas situaciones obtener retroalimentación puede hacerte fracasar en tu trabajo. No importa si es positivo o negativo–sólo el acto de tener a alguien opinando en lo que estás haciendo drena tu atención y reduce tu efectividad.

Más específicamente, mientras más difícil la tarea, menos útil es la retroalimentación. Por ejemplo, en un estudio, los investigadores pidieron a los participantes a realizar una tarea difícil: Ingeniárselas para controlar la salud de un bebé, lo que es mucha presión porque esas cosas son muy fáciles de romper. Mientras hacían esto, un investigador entró en la habitación y les dio a algún tipo de retroalimentación. Si la retroalimentación era buena o mala no importaba, porque quienes la recibieron realizaron el peor trabajo en la tarea que quienes no recibieron ninguna ayuda en absoluto. Los participantes que fueron “ayudados” por expertos terminaron tomando peores decisiones, y por eso fue probablemente una buena idea que no usaron bebés reales en este estudio.

En lugar de ayudarlos, el feedback recibido los sacó de quicio y los confundió más que a los que no. ¿Por qué sucedió esto? Porque cuando la tarea en sí misma es difícil, hay mucha información que tu cerebro tiene que seguir, y si además de eso también tiene que dar sentido a lo que tu supervisor te dice, entonces la sobrecarga de información distraerá de tomar buenas decisiones. De repente no será tan seguro si comer ese burrito que ha estado en la nevera de oficina desde 1997 es una buena idea o no.

Ten en cuenta que el estudio sólo cubre situaciones donde la retroalimentación se dio mientras se estaba realizando la tarea. Si viene antes (basado en trabajos anteriores) o después, entonces la retroalimentación es muy útil. Así que cuando tu jefe te acorrale en el baño para hablar sobre los informes de gastos, realmente te está haciendo un favor.

1. Ser moralmente cuestionable no es un atajo

Según el cliché, si quieres ser exitoso tienes que estar dispuesto a ensuciarte las manos. Imagina al CEO de una poderosa compañía – no hay ninguna manera que el tipo no tenga algunos esqueletos desagradables en su armario, literal o figuradamente. Así que tal vez, sólo tal vez, si empezaste siendo un idiota amable, entonces tienes el éxito perdido. Los ricos son cabrones; por lo tanto, ser un gilipollas petulante debería hacerte rico.

Pero al igual que tener un cuello lleno de vello facial sin lavar no te hará mejor en video juegos, involucrarte en comportamiento moral dudoso no te ayudará a tener éxito en tu trabajo. De hecho, si eres el tipo que realmente se dedica a  hacer cosas terribles, los investigadores han encontrado que tener oscuros secretos en tu pasado te frena de verdad.

En un simple experimento, los investigadores pidieron a los participantes pensar en un secreto e indicar si era algo trivial, como ese tiempo  que accidentalmente vieron todo un maratón de Aquí viene Honey Boo Boo, o algo más profundo, como cuando enterraron a esa prostituta. Después pidieron a los participantes que miraran una colina y estimaran qué tan inclinada estaba la subida.

Encontraron que las personas que recordaron sus secretos más profundos  clasificaron la colina mas empinada que los que sólo pensaron en sus pequeñas mentiras piadosas. Luego intentaron el experimento nuevamente, y esta vez los participantes tenían que juzgar la distancia de un objetivo. Mismo resultado: Mientras más oscuro el secreto, más lejos parecía estar el objetivo. Es como si alguien hubiera aumentado la dificultad a “difícil” para aquellas personas.

Bien, esta no es una coincidencia. La investigación anteriormente había demostrado que cuando estás agobiado físicamente, también percibes colinas más escarpadas y distancias más largas. Se trata de un efecto psicológico: cuando estamos cansados, pensamos en desafíos que tenemos por delante como más difíciles de lograr. Resulta que lo mismo sucede cuando la carga está en nuestras mentes y no en nuestros hombros.

En otras palabras, cuando tienes un secreto más profundo que no deseas compartir o estás avergonzado de algo que hayas hecho, eso literalmente pesa y dificulta tu trabajo. Por esa razón se le llama “cargar un secreto”, mientras peor es el secreto, más difícil es cargarlo.

Así que si quieres tener éxito tienes dos opciones: Ser una buena persona, o convertirte en un sociópata despreocupado.

Advertisements

About Eduardo

I'm some dude with a huge love for animation and film. I've been working in TV animation for the past 6 years in New Zealand. I love dragons, pointy metal things that can cut dragons, and flight simulators.
This entry was posted in En Español. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s